¿Qué es la propaganda de guerra?

Ejemplos de propaganda bélica

Como estadounidenses, nos fascina la guerra. Aunque esta idea pueda parecer ridícula, la guerra es una característica esencial en el tejido de la vida y la sociedad estadounidenses. La Primera Guerra Mundial no fue una excepción. Casi un siglo después de nuestra entrada en la guerra, sigue siendo un tema de discusión entre los historiadores. ¿Cómo es posible que la guerra, especialmente la Primera Guerra Mundial, siga teniendo vigencia? Fue una guerra que transformó la sociedad estadounidense. La producción en masa y la nueva cultura revolucionaria que surgió de la guerra mantienen vivo el legado de nuestra lucha contra Alemania. Podemos mirar hacia atrás y ver el ascenso y la caída de la sociedad y la economía estadounidenses. La propaganda en tiempos de guerra creó una comunidad entre los estadounidenses, ya que se les pedía que apoyaran el esfuerzo de guerra y defendieran el frente interno contra Alemania y las Potencias Centrales.  No sólo creció la economía, sino que los estadounidenses contribuyeron a este crecimiento. ¿Cómo ocurrió esto? Una respuesta sencilla: la propaganda. En tiempos de guerra, la propaganda se utilizaba para reclutar no sólo soldados, sino también americanos.

La propaganda en la primera guerra mundial

La propaganda de guerra es la rama de las relaciones públicas dedicada a manipular la actitud de la gente hacia una guerra o la guerra en general, en lugar de entablar un diálogo abierto. Incluye tanto la propaganda a favor de la guerra, por parte de los gobiernos y los industriales de la guerra, como la propaganda contra la guerra por parte de los pacifistas o los simpatizantes del enemigo. Lo que la convierte en propaganda no es la sinceridad o falta de sinceridad de sus creadores, sino sus métodos de manipulación mediática, que van más allá de las mentiras y llegan hasta el engaño, el vocabulario cargado, los eventos escenificados y la demagogia falaz, todo lo cual puede justificarse/racionalizarse por una causa “buena”, ya sea patriótica o idealista.

Lee más  ¿Cuándo se va a independizar Cataluña?

Para ser plenamente eficaz, la propaganda de guerra requiere la conformidad del periodismo de una nación y su voluntad de reducir su papel de guardián y convertirse en un perro faldero, transmitiendo la propaganda del gobierno. Para un ejemplo reciente en Estados Unidos, de 2002 a 2008, véase el programa de analistas militares del Pentágono.

La propaganda de guerra se utiliza para confundir y desmoralizar a los enemigos y también para influir en la opinión pública de los países amigos. A menudo, una nación en guerra utiliza la propaganda para influir en sus propios ciudadanos. Según el académico británico F.M. Cornford, “la propaganda es esa rama del arte de la mentira que consiste en casi engañar a tus amigos sin engañar del todo a tus enemigos”.

Propaganda de guerra ww1

Los cañones, los tanques y las bombas fueron las principales armas de la Segunda Guerra Mundial, pero también hubo otras formas de guerra más sutiles. Las palabras, los carteles y las películas libraban una batalla constante por los corazones y las mentes de los ciudadanos estadounidenses con la misma seguridad que las armas militares combatían al enemigo. Persuadir al público estadounidense se convirtió en una industria de guerra, casi tan importante como la fabricación de balas y aviones. El Gobierno lanzó una agresiva campaña de propaganda con objetivos y estrategias claramente articulados para galvanizar el apoyo del público, y reclutó a algunos de los intelectuales, artistas y cineastas más destacados de la nación para librar la guerra en ese frente.

La fuerza masculina era un tema visual común en los carteles patrióticos. Las imágenes de hombres poderosos y poderosas máquinas ilustraban la capacidad de Estados Unidos para canalizar su formidable fuerza en el esfuerzo bélico. El músculo americano se presentaba en una orgullosa muestra de confianza nacional.

Lee más  ¿Qué es la sociedad en el deporte?

DownloadPrintLa victoria espera en sus dedos-Mantenga ‘Em Flying Miss U.S.A., Producido por la Royal Typewriter Company para la Comisión de Servicio Civil de los Estados Unidos, Registros de la Oficina de Informes del Gobierno Ver en Catálogo Online

Carteles de propaganda de guerra

La propaganda es el arte de la influencia que busca manipular la actitud de un grupo de personas hacia una causa o posición política. Por su naturaleza, no es imparcial y suele ser tendenciosa. A menudo es selectiva con los hechos o verdades que presenta, y suele apelar a los miedos o preocupaciones del grupo al que se dirige. Con el tiempo, la propaganda ha adquirido connotaciones muy negativas y puede parecer bastante anticuada para los estándares actuales. Sin embargo, durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales, los carteles propagandísticos llamaron la atención e influyeron en la población, y su llamativo estilo artístico todavía se extiende por el arte hasta nuestros días. Hemos examinado algunos ejemplos destacados e interesantes de ambos bandos.

La imagen del Tío Sam (a menudo considerada como la personificación de los Estados Unidos) del cartel de reclutamiento de la Primera Guerra Mundial se ha convertido en una de las imágenes más icónicas de los Estados Unidos. James Montgomery Flagg, un destacado artista estadounidense, diseñó 46 carteles para el gobierno, pero el más famoso fue el de “Te quiero para el Ejército de los Estados Unidos”. Se volvieron a utilizar versiones del cartel para la Segunda Guerra Mundial.